Tienes talento, pero olvidas con frecuencia apoyarte en él.

Tienes un ADN personal e intransferible, pero, muchas veces, no eres consciente de que lo tienes. 

Tienes personalidad y carácter, pero te empeñas en copiar a las demás.

Eres única y especial, pero pareces empeñada en camuflarte por miedo a ser distinta.

Innovarás en tu sector porque lo tienes todo. Porque eres diferente. Única.

Aunque aún no lo sepas. Aunque aún no te hayas dado cuenta.

Enamoras sin saberlo, cuidas sin darte cuenta, formas parte de tu barrio y no eres consciente, el paciente quiere que le sorprendas y no te das cuenta.

Tanto talento por explorar y desarrollar a veces hace que sientas un dolor interno difícil de expresar, pero lo sientes, lo vives y a veces te desvive.

No pasa nada, eres humana. Las emociones te embargan, y a veces, te nublan la mente y las decisiones que tomas.

Eres como una niña pequeña asustada, sonriente, espontánea y llena de vitalidad.

Sientes miedo, incertidumbre y no te gusta tu entorno. Te entiendo. A mi también me pasa, y bastante a menudo.

Déjame ser tu musa e inspirarte. Para mi es un placer, un honor y un respeto, formar parte de ti.

A mi me enamoras, me enganchas, eres mi marca de heroína, no puedo vivir sin ti, eres mi alma y le das sentido a mi existencia.

Me apasiona crecer contigo.

Me apasiona equivocarme contigo.

Llega un día en el que juntos trabajamos. 

Nuestros sueños se cogen de las manos.

Nuestros caminos son temporalmente coincidencia de proyectos y objetivos.

Solo cuando se sueña estamos vivos. Y ¡tenemos tantos sueños por delante!

Iniciamos un viaje apasionante.

Te hago reflexionar.

Te hago aprender.

Te digo cosas que no te gustan, pero ves que son importantes y necesarias para cambiar. Nadie a dicho que esto va a ser fácil.

Me enorgullece ver como tomas otro camino y tu vida va cambiando.

Tu me pones a prueba. Eres un reto para mi.

Me obligas a ser mejor en mi trabajo.

Me obligas a evolucionar y crecer. Gracias por exigirme.

Y van pasando las semanas y tu y yo, mi clínica de autor, nos sentimos orgullosos de los cambios, las mejoras y como nuestros pacientes (permíteme decir “nuestros pacientes”), se sienten cada vez más felices de estar con nosotros, y nos convertimos en su clínica de confianza, en su clínica de referencia, en su clínica para toda la vida. 

Hemos conseguido mejorar la vida de nuestros pacientes.

Enhorabuena. Te felicito.

Llega un momento en el que decides abrir tus alas y volar. 

Te vas de casa, me abandonas. Ya no necesitas tanto mi consejo.

No pasa nada, lo entiendo y lo acepto. Como un padre que ve crecer a sus hijos. 

Nada me hace sentirme más feliz que ver como te haces adulta, maduras, y creas tu propio futuro. 

Un futuro estable, dinámico y lleno de aprendizaje.

Hemos hecho bien el trabajo juntos. Me siento feliz.

Formas parte de mí y yo formo parte de ti.

Me has hecho crecer personal y profesionalmente, y siempre te estaré agradecido, muchas gracias, mi clínica de autor.

Solo te pido que no me olvides nunca en tu futuro porque en mí, te aseguro, tú has dejado una huella inolvidable, imborrable.

Eres cicatriz en el cielo de la estrella.

Cuídate mucho, sigue creciendo, sigue enamorando a tus pacientes, y quiero que recuerdes que tu felicidad siempre será también mi felicidad.

Me voy, más siempre quedará el cariño de ese niño que soy y, soñador, sabe que el mundo es un poco mejor contigo en él, mi clínica de autor.