Ya llevamos varias semanas tras el confinamiento y nuestras clínicas están funcionando con menos pacientes y con unas buenas medidas de protección contra el Covid-19.

Todos esperábamos que el paciente fuese reticente a venir a la clínica y hacerse los tratamientos, y al menos por mi parte y con las clínicas que yo trabajo, el paciente viene y sigue con los tratamientos pendientes (casi todos) y las primeras visitas también aceptan los diagnósticos y empiezan su tratamiento (también casi todos).

Y te preguntas, ¿lo que está pasando es la realidad, es una falsa realidad porque son los tratamientos que teníamos pendientes de producir en marzo-abril?, ¿qué pasará en septiembre, con la supuesta “nueva normalidad” ?, ¿el paciente espera algo más de la odontología?, ¿volveremos a tener las agendas llenas y otra vez a tope y con retrasos? ¿habrá una segunda ola de pandemia?

Muchas preguntas y dudas a la vez.

¿Y la odontología tiene futuro? ¿será el mismo futuro? ¿trabajaremos igual, simplemente con más medidas de protección? ¿será rentable mi clínica con menos pacientes, pero con el mismo personal? ¿dónde tengo que invertir? ¿qué va a valorar el paciente? ¿va a ser más exigente? ¿comunico lo mismo? ¿mejoro mi marketing digital? ¿la web? ¿las redes sociales? ¿me compro un scanner?

Es difícil en estos momentos y en adelante tomar decisiones y que además sean acertadas y duraderas, porque hay aspectos ajenos a nosotros que condicionaran la evolución de nuestras clínicas.

Veamos que podemos mejorar en nuestras clínicas de forma concreta.

Primero que todo definamos que es una Propuesta de Valor.

La PV es lo que marca la diferencia de nuestra clínica y que centra la atracción de nuestros pacientes. Es lo que nos hace: únicos, diferentes, especiales, valuosos y deseables.

PVALOR = BENEFICIOS – COSTE

O decidimos ser diferentes o ser los más baratos.

Cuando tu servicio de odontología aporta más beneficios que los de tu competencia el coste del mismo pasa a un segundo lugar porque si aporto más beneficios aporto más valor, y sobretodo, un valor percibido y valorado por el paciente.

Sólo hay una forma en que tu clínica sea sostenible en el tiempo independientemente de si hay crisis o no y es APORTAR CADA VEZ MÁS VALOR A TUS PACIENTES y que esto te convierta en: único, diferente, especial, valuoso y deseable para tus pacientes.

Y me dirás, Albert esto suena muy bien, pero donde puedo centrarme en aportar más valor a mis pacientes. Pongamos ejemplos concretos:

  • LA COMUNICACIÓN MÉDICA
    • Mantener una comunicación constante y personalizada con el paciente durante todo su tratamiento.
    • Que el paciente sepa en todo momento que se le va a hacer en cada visita y como está evolucionando.
    • Facilitar el acceso a la información de su tratamiento en curso en el móvil u otra plataforma de comunicación ágil y de fácil consulta.
    • Que el paciente pueda interactuar-dialogar con el doctor/a sobre la evolución de su tratamiento sin estar en clínica.
    • Que el paciente pueda resolver dudas sobre los tratamientos en una plataforma de información de acceso para los pacientes en curso.
  • REDUCCIÓN DE LA DURACIÓN DEL TRATAMIENTO            
    • Invertir en mejoras tecnológicas médico-sanitarias para que el resultado del tratamiento del paciente sea el adecuado en el menor tiempo posible.
  • HACER LA PRIMERA VISITA
    • Como haces la primera visita para que el paciente sea consciente de que tiene un problema de salud y que es importante que se haga el tratamiento completo que necesita.
    • La forma en la que diagnosticas al paciente de forma global con todos tus especialistas (si lo derivas y cómo, si lo diagnosticáis todos a la vez de forma conjunta, etc.)
    • La atención personalizada que le dedicas al paciente en tu primera visita y cómo la llevas a cabo durante la misma y qué personas de tu equipo intervienen y cómo.
  • REALIZACIÓN DE LOS TRATAMIENTOS
    • Como agrupas los tratamientos para que el paciente venga lo menos posible y con visitas largas.
    • Relacionado con la comunicación médica, el paciente tiene información escrita y visual sobre lo que le has hecho en el box.
  • LA COMUNICACIÓN DIGITAL
    • Como te relacionas con el paciente en tu web y en tus redes sociales.
    • De que forma contacta contigo el paciente para pedirte cita.
    • Cómo sigues estando en relación con el paciente, aunque de momento no te haya cogido visita.
    • Como comunicas y qué transmites en las redes sociales (como te percibe el paciente).

LO IMPORTANTE ES EL CÓMO, Y NO EL QUÉ

Y muchas cosas más que seguro que si le dedicas un tiempo a pensar y desarrollar con tu equipo conseguirás añadir más valor a tu servicio de odontología.

Si te fijas con atención, puedes añadir valor a tu servicio SIN tener que invertir mucho dinero. Es más, una cuestión de exprimir tu mente y preguntar al paciente qué valora y en qué está dispuesto a pagar más por mejorar el servicio que comprar máquinas nuevas o desarrollar una app o una nueva web.

Ya ves que la odontología tiene un amplio recorrido por mejorar y añadir más valor y beneficios al servicio dental.

El entorno no es nada más que una serie de circunstancias, miedos y situaciones en las que muchas veces no podemos hacer casi nada para cambiarlas. 

Sin embargo, tu creas tu futuro y el de tu clínica. De ti depende y de nadie más.

Un viaje apasionante se presenta ante nosotros con esta “nueva normalidad”. Ánimo y a mejorar cada día más. Tu paciente te lo agradecerá.