El título de este artículo parece un juego de palabras, pero, estamos todos de acuerdo, que la aparición del Covid-19 ha cambiado nuestras vidas y nuestro mundo.

Mientras seguimos confinados en casa, nuestro mundo ha cambiado.
Mientras seguimos confinados en casa, nuestras vidas han cambiado.
Mientras seguimos confinados en casa, nuestras relaciones humanas y nuestras emociones han cambiado.
Mientras seguimos confinados en casa, perdemos nuestros seres más queridos.

Simultáneamente, se produce una crisis sanitaria y económica mundial en cuestión de minutos, horas, días y semanas.

Aterrador, sin duda.

Pero, además, también se genera una CRISIS DE GESTIÓN.

Nada o casi nada de lo que sabemos y utilizábamos antes de la creación de este nuevo mundo nos va a servir en este nuevo futuro incierto, cambiante, impredecible e incontrolable.

Gestión es una forma de pensar, una forma de vivir

Se genera una crisis de gestión en nuestra forma de visionar nuestras vidas, nuestro futuro y nuestras clínicas.

Es por ello, que la adquisición de conocimientos de gestión e implementar planes de acción NO va a ser suficiente, tal y como hacíamos antes, porque NO podemos pensar ni visionar nuestras vidas ni nuestras clínicas igual que antes.

La gestión se compone de 2 áreas:

  • Aprendizaje de la gestión
  • Aplicación de estos contenidos a nuestra realidad (fases de gestión)

Este aprendizaje se basa en mi YO, se fundamenta en el QUÉ y lo aplico con el CÓMO.

Entonces, cuando tengo que afrontar una situación qué hago:

  • Analizo la situación (YO)
  • Visiono estrategias (YO)
  • Tomo decisiones (YO)
  • Desarrollo un plan de acción (QUÉ)
  • Puesta en marcha (CÓMO)
  • Evalúo resultados (CÓMO) y vuelvo a repetir el ciclo

Pero cuando todo cambia de forma tan tan rápida que pasa:

En el 2008 el desierto fue largo, pero siempre, o casi siempre era el mismo desierto.

Ahora, al ser un entorno tan inestable y cambiante, con infinidad de variables que no vamos a poder controlar, que nos ha venido impuesto en semanas y no hemos tenido tiempo de asimilar, digerir, ni entender, nuestra forma de pensar VA A DETERMINAR muchísimo el éxito de nuestras clínicas, porque nuestro YO ANTIGUO va a hacer que la toma de decisiones sea errónea o poco fiable y que no se adapte al entorno, y ello provocará un resultado que no nos va a gustar en nuestras clínicas y en nuestra vidas.

En los negocios se consigue dinero con el pensamiento, con la mente. Las demás cosas que hacemos (diseño de estrategias, implementar protocolos, etc.) es sólo, poner forma al pensamiento, es pintar el cuadro, es escribir una novela o rodar una película.

Para tener éxito en la vida es fundamental desarrollar y equilibrar muy bien mi YO, el QUÉ y el CÓMO

Por eso, la gestión de este nuevo futuro nos inquieta y nos motiva, nos frustra y nos hace continuar, nos derrota y nos levanta, nos hace llorar y nos hace reír, nos separa y nos une, nos hace robots y nos hace humanos, nos hace morir y nos hace vivir.

Este nuevo futuro nos exige NUESTRO MEJOR YO.

LOS PROBLEMAS DEL NUEVO FUTURO NO SERÁN ECONÓMICOS NI SANITARIOS,
SERÁN DE GESTIÓN DEL PENSAMIENTO.